TESTIMONIOS

de Desarrollo Personal y Superación

Federica De Las C.

(Artista Plástica)

 

 

 

Una mujer capaz e intuitiva con un profundo conocimiento de las problemáticas que aquejan a las personas en sus vidas,

Miranda guía -y me ha guiado-, para resolverlos de modo eficaz al modificarles la visión de la realidad subjetiva que experimentan, encontrándoles la forma de cómo visualizar y encarar sus vidas.

 

Con un amplio conocimiento en psicología, filosofía, religión, historia, arte y música; y sobre todo la verdadera metafísica científica positivista, rescató de cada rama de conocimiento las porciones útiles y desarrolló metodologías de crecimiento y superación personal durante sus 16 años de prácticas continuas, al guiar y transformar las vidas de diversas personas.

 

Sus métodos son dignos de ser practicados por su eficacia y sobre todo por su sencillez y su veloz resolución. Una gran dama que merece el reconocimiento...

¡Gracias Gracias Gracias!

Gabriela S.

(Licenciada en Marketing)

Hola, soy Gabriela y quiero transmitirles mi experiencia con Miranda, mi facilitadora.

Hace unos años, yo atravesaba un momento difícil, ya que decidí terminar una relación amorosa que me dañaba y necesitaba cerrar ese capítulo. Creí que la tenía clara y todo era perfecto, hasta que me di cuenta de que no era así. Estaba más triste que antes.

De casualidad, conocí a Miranda. De modo inesperado. Eso pensaba. Hoy, creo que nada es casual. Cuando uno necesita algo o a alguien la vida lo cruza en tu camino si estás listo para recibirlo. Y cambié mi vida para siempre.

 

Empecé a trabajar mi ser con mi facilitadora. No me gustó lo que veía en el espejo. No había sido consciente hasta ese momento. Juntas, profundizamos mi niña interna y mi yo adulta. Lo que quería, lo que no; lo que me hacía feliz y lo que no. Mis miedos, mis fortalezas. Fue un arduo camino, pero no me rendí y me orientó en la metafísica que me cambió la vida. Aprendí a perdonar y a perdonarme y, sobre todo, a aceptarme y a quererme.

 

Hoy, cada día, aplico los principios y soy una mujer plena, espiritual, feliz y agradecida. Me acepto y me amo como soy y sé de modo certero que soy capaz de lograr todo lo que me proponga en mi vida.

Hace falta mucha fortaleza y voluntad para cambiar al modo positivo nuestra vida. No es un camino fácil, pero la recompensa es enorme.

¡Gracias Gracias Gracias!

Julio César Q.

(Empresario)

Como empresario y laburante full que soy, nunca me había percatado de las desavenencias y faltos de cooperación entre todos mis empleados. Estaba absorto con mi negocio y mis ideas, y hoy reconozco que era un poco creído de que las cosas me iban bien, mágicamente, gracias a mis solas capacidades.

 

Conocí a Miranda dando conferencias sobre metafísica en un hotel céntrico de mi ciudad natal de Córdoba, donde mi mujer había asistido, como siempre con gran entusiasmo sobre el tema.

 

Y por primera vez, recorrí las instalaciones de mi empresa, mirando y observando cómo interactuaban mis empleados. Literalmente me pareció eran caníbales disputándose o ermitaños confinados en sus lugares. Y dudé de que aquellas personas estuviesen trabajando para mí y en beneficio de mi empresa, el cual, había sido mi vida y que tanto sacrificio le dediqué a través de los años.

 

Había oído en la conferencia sobre la trascendencia de la motivación del personal en una organización. De la importancia que tenía de que cada empleado sintiese que tiene un objetivo útil del cuál ser responsable al ser el engranaje de un todo. Y cómo, la consecuencia de ser valorados como persona y de las tareas que realizan, ellos mismos harán aportes creativos que contribuyan al beneficio del lugar donde se desempeñan

.

Esos estímulos por sí solos harán que haya un clima de cooperación y un ambiente agradable al que deseen pertenecer y, se sientan orgullosos de ser partícipes. De ese modo, la protegerán como si fuese propio…

Invité a Miranda a la empresa. Una genia total, además de ser una dama como mujer. Recorrió la empresa en cada rincón. Habló con mi personal. Me dio un diagnóstico y soluciones. Organizó conferencias grupales de metafísica y sesiones individuales de desarrollo personal como life coach. Me recomendó, también, contratar consultorías especializadas en organizaciones empresariales.

Y hoy, mi empresa es modelo. Tengo reconocimientos internacionales de grandes empresas para los cuales proveo. Cumple con todas las certificaciones de calidad, por ello disfruto de casi nulos rechazos en la entrega y logro contratos de exportación. Bajó las mermas y los costos. Es limpia y organizada por donde se los mire. Los accidentes de trabajo son casi nulos. El personal motivado también logra eso.

 

Ellos me sonríen y se solidarizan con los problemas que surgen en la empresa, y yo me siento orgulloso de cada uno.

Me convenció de moderar mis excesos de ambición. Y gracias a ello, hoy, pese a la crisis puedo sostenerla con tranquilidad. Aunque obvio, espero como todos que los tiempos mejoren.

¡Gracias Miranda por todo el camino que me mostraste!

María Julia  R. A.

(Contadora Pública)

Soy María Julia Robles Aramburu, y hoy, puedo afirmar que la Metafísica con mi life coach, Miranda, me cambió mi vida al positivo por completo.

 

Atravesé adversidades familiares y sentimentales, y pese a todo, salí hacia adelante superándome día a día.

 

Conocí a Miranda, en un momento de fuerte crisis personal donde me sentía estancada, insegura, miedosa y temerosa a los cambios. Tampoco avanzaba en mi carrera de Contadora Pública, y con orgullo, ahora puedo decir que lo soy.

 

Además, me siento completa, feliz, disfrutando el aquí y ahora; trabajando, emprendiendo una pequeña empresa propia y viviendo el mejor momento de mi vida. Y lo principal, “CREO EN Mí”.

¡¡¡Gracias Gracias Gracias Padre!!!

Matías M.

Jugador de Fútbol

 

Mis problemas comenzaron cuando fui transferido a un club de los denominados grandes. Siempre había soñado en llegar allí por ser hincha fanático desde mi infancia. ¿Y quién no querría jugar en un club grande de primera?

Pero sentí presión. Algo que nunca me había afectado en mi club natal. En los entrenamientos sacaba lo mejor de mí y para el técnico era titular clavado para el puesto. Pero no podía rendir en los partidos, y decaía aún más, en los considerados claves. Resumiendo, lo que los hincha llaman: “Le pesa la camiseta”.

En la cancha, me obnubilaba. En cada participación mía, sentía en la nuca los ojos de miles de hinchas evaluándome, como si fuera a ejecutar un penal trascendente para el partido de una final definitoria. En la responsabilidad de resolver cada jugada de modo magistral, tal como precedía mi fama, me hacía dudar y no disfrutaba del juego mismo. Hasta que jugar se convirtió en un calvario y me quitaba descanso y sueño. Llegué al fondo del pozo cuando sufrí una lesión tonta, evitable, que yo mismo reconozco la busqué. Creí que iba a dejar los botines para siempre…

Encontré a Miranda, una life coach en desarrollo personal que me la recomendó un amigo mánager de jugadores. Ella entendió perfectamente mi situación. Para mi sorpresa, conocía ampliamente el mundo del fútbol. Me dijo que era algo normal. Que también les sucede a los mismos consagrados. Me tranquilizó diciéndome que me iba a recuperar y volvería a mi nivel anterior.

 

Trabajé con los principios de la metafísica algún tiempo, y hoy soy querido por los hinchas y el cuerpo técnico. Rindo y doy satisfacciones tanto a ellos como a mí. Y fundamentalmente, CREO EN MÍ. La presión dejo de pesar en mi conciencia. Me confío plenamente y disfruto, y amo lo que hago que es jugar en el club de mis amores.

 

¡Gracias Gracias Gracias Miranda por traer la luz a mi vida!

Maida Alejandra G.

(Estudiante de Economía)

 

Soy Maida Alejandra Granello y una amiga me recomendó a Miranda para mi desarrollo personal.

 

Comencé a estudiar metafísica y descubrí un mundo nuevo, fascinante que cambió y está cambiando mi forma de pensar y de actuar. Me ayuda a conocerme mejor y lo principal: “CREER EN MÍ”.

Los 7 principios que incorporé a mi vida son un tesoro incalculable, y en lo personal, me destrabaron en todos los aspectos. Hicieron que las cosas fluyan y que vea cosas que antes no las veía. Y gracias a mi life coach de metafísica, hoy estoy, a solo una materia de mi gran objetivo actual. Recibirme de Contadora Pública.

¡¡¡Gracias Gracias Gracias!!!

Matilda A. y Juan Carlos C.

 

Mi marido y yo somos dueños de una tienda de ropas en Ramos Mejía. El local es propio, y creo que convivíamos con los otros locales de la zona al no tener que pagar los alquileres. Teníamos una gran variedad, para todos los gustos y bolsillos, y contábamos con precios competitivos. Sin embargo, no lográbamos despegar. Queríamos expandirnos a otras zonas, pero las cuentas no cerraban si le sumábamos el costo del local. Obvio, nuestra pregunta era: ¿Como hacían los demás si pagaban alquileres?

 

 

Una pareja amiga, quienes poseían un local de bijou en Mar del Plata, nos contactó con Miranda para que nos ayudase a lograr lo que queríamos. Ellos la habían conocido en una conferencia que dio ella en un hotel de Mar del Plata sobre metafísica y desarrollo personal. Les había ayudado a hacer pequeños cambios en su local y en ellos mismos, y las ventas se habían más que duplicado con mínimas modificaciones en actitudes y estéticas. Y les recomendó abrir otro canal de ventas a través de internet, sin los costos de tener que solventar un local comercial.

 

Y con Miranda, abrimos los ojos por primera vez. No nos habíamos percatado de que desde nuestro negocio emanaba mala energía. Que nuestro concepto de variedad, gustos diversos y precios baratos lo hacía parecer un local de “todo por dos pesos”; y no se correspondía a una zona de clase media como la de Ramos Mejía.

 

En una palabra, era feo. Feísimo. La gente entraba, revolvía sin orden la mezcolanza de prendas y se iban perdiendo la paciencia entre revoltijos. Solo compraban por oportunidad al encontrar un precio de ganga. Tal vez, podía funcionar en otra zona con menor poder adquisitivo que Ramos.

 

Así que hicimos las transformaciones que nos recomendaba Miranda. Dejamos de ofrecer tantas variedades que sólo nos insumían stocks sin salidas. Ordenamos la presentación en el local, y tanto mi marido como yo, mejoramos nuestro aspecto vistiendo las mismas prendas que teníamos en venta. No embellecimos jaja…

 

Ahora, no sólo la gente sabe qué es lo que puede encontrar en nuestro local. Hasta nos piden las prendas con las que nos vestimos para trabajar. Y abrimos un canal de ventas por internet durante estas crisis, del cual estamos muy conformes con lo que logramos la semana del Hot-Sale. Hasta subimos los márgenes. Y creemos que, si el país mejora, podemos expandirnos; tal cual nuestro sueño.

 

¡Gracias Gracias Gracias!

Estela Carla C.

(Ama de Casa)

 

 

Vivíamos en un departamento con nuestros dos chiquitos y teníamos la intención de mudarnos a una casa más amplia y parque para nuestros hijos. No llegábamos con nuestro presupuesto.

 

Sabía por mi life coach y amiga, Miranda; quien me dictaba un taller de desarrollo personal y metafísica que había que precipitarlos día a día. Así que en cada ocasión me imaginaba disfrutando ver a mis hijos jugando dentro del parque y también perros.

 

Eso fue hace poco más de un año y ahora disfruto de mi casa soñada. Mi marido fue contratado por unos empresarios chinos que deseaban desembarcar en Argentina. Sigo con los talleres de metafísica. Me encantan. Me siento feliz y también cuido mi aspecto. Mi marido me mima aún más por ello. Los milagros existen en la metafísica… solo hay que pedirlos con perseverancia y paciencia.

 

¡Gracias Gracias Gracias Miranda! y ¡Gracias Gracias Gracias Padre!

Copyright © Miranda Luz - Todos los derechos reservados.